Emprender con ayuda de las Redes Sociales

cuadrado_businessNo cabe duda de que la crisis está provocando un fuerte cambio en nuestras vidas, y que ahora, más que nunca,  son importantes las ideas, el trabajo personal, en una labor casi artesana de crear autoempleo. En estos tiempos destaca la figura del emprendedor; a su alcance se encuentra una  herramienta muy poderosa, el Social Media, que supone un fuerte impulso en el desarrollo de cualquier tipo de proyecto.

Es cierto que las nuevas generaciones están más concienciadas de la revolución de Internet con respecto al mercado, pero poco a poco va calando en toda la sociedad esa nueva forma de relacionarnos con el entorno, de compartir, de conectar, de orientar nuestro negocio. En este artículo queremos hacer un repaso de los puntos que todo emprendedor debe tener en cuenta para su proyección en la Red.

1. Marca Personal

Empezar desde cero es siempre un gran reto.  Internet nos permite construir nuestro currículum, no con datos y fechas, si no con nuestro conocimiento y muestras de nuestro trabajo. Evidenciar nuestra solvencia en este medio no sólo es posible, si no que además es la única forma asequible de hacerlo masivamente.  Sólo debemos preguntarnos

¿A qué me quiero dedicar?

¿Soy bueno en ello?

¿Tengo conocimientos y experiencias suficientes para compartir?

Una vez que somos conscientes de todo lo que podemos aportar, sólo queda explotarlo. Escribir un blog y difundir su contenido a través de las redes sociales es una de las formas más efectivas de enriquecer nuestra marca. Es muy importante que ésta se asocie a nuestro nombre, a nuestra profesión, a nuestro contenido.  Ser constante, paciente y minuciosos con respecto a la calidad de la información que publicamos, son los secretos para crearnos un contexto digital sólido, que refuercen la imagen de nuestro proyecto; si demuestras que como promotor estás cualificado y eres solvente, hay mucho ganado.

2. Cooperación

Evidentemente todo lo que hemos dicho anteriormente no es posible si no estamos bien rodeados. Afortunadamente el acceso a la experiencia de profesionales relevantes es hoy muy sencillo. Conocer quiénes son los agentes de interés a los que debemos seguir definirá nuestra imagen y nos contagiará su prestigio.

También es el momento de acercarnos a nuestra competencia y entrar en contacto con aquellos elementos que a priori pueden incidir perjudicialmente en nuestra actividad. ¿Sabías que una técnica de creatividad consiste en convertir el problema en la solución? Son días en los que la cooperación es básica para la subsistencia de las empresas, creando estrategias conjuntas. Contacta con los profesionales que más te interese a través de LinkedIn o a través de Twitter, donde muchas personas hablaran de lo que están haciendo y esperan poder colaborar contigo. Puedes romper las barreras geográficas, crear alianzas, promociones conjuntas, encontrar sponsors… Las posibilidades son ilimitadas.

3. Aprendizaje e información

Nunca es mal momento para aprender, y sin duda convertirse en emprendedor es una lección tras otra, día a día, pero corremos el riesgo de vernos envueltos en una dinámica que nos deja poco tiempo para ver qué hay fuera de la rutina. El conocimiento que se comparte a diario en Internet es inconmensurable y está al alcance de nuestra mano. Podemos acceder a píldoras de conocimiento, tutoriales, artículos… Incluso existen plataformas de cursos online gratuitos impartidos por Universidades dirigidos a cualquier público,  como Miriada X.

Además podemos estar conectados con la actualidad de nuestro sector. Localiza publicaciones online que sean de tu interés y suscríbete a través de RSS, o a sus newsletter por correo electrónico, así podrás consultar la información más reciente de un sólo vistazo. No olvides seguir a las páginas de organismos oficiales dedicadas al emprendimiento, proporcionan mucha información útil sobre formación, ayudas, subvenciones, eventos…   que seguro serán  útiles para  tu proyecto.

4. Marketing digital

Una estrategia de marketing es uno de los puntos más importantes para desarrollar una idea emprendedora. En la actualidad las herramientas y las tendencias de venta han cambiado. En Internet te resultará fácil encontrar el nicho donde se encuentran nuestros clientes potenciales y dirigirnos a ellos específicamente. Monitorizar cómo son, cómo te encuentran y qué demandan las personas que visitan tu web. También puedes hacer uso de promociones online para lanzar tu producto o servicio de una forma masiva. Y muy, muy importante: preocúpate del posicionamiento de tu web: debes hacer fácil que la gente te encuentre, con más motivo si estás empezando, a través de contenido, metaetiquetas…

Estas son algunos de los recursos que encontramos en social media. Explorarlos y aprovecharlos al máximo requiere de tiempo y capacidad de observación. La comunicación es un ente vivo, que debe adaptarse a las necesidades conforme vaya tomando forma el proyecto.  No dejes pasar las oportunidades que ofrece Internet, el lugar donde están tus clientes.

A continuación dejamos una infografía con un resumen de las ideas de este artículo. Haz click para verla a tamaño completo.

infografía emprender con ayuda de las redes sociales

Anuncios